ESPIDO FREIRE Y UNA COPA PARA DOS

Espido Freire
Espido Freire nació en Bilbao y su familia es gallega, lo que marca una gran personalidad y una especial sensibilidad. Le encantan los zapatos  y es una defensora de los animales (sus gatitas son su debilidad). Debutó como escritora con  “Irlanda” (Planeta, 1998) y consiguió el Premio Planeta por su obra “Melocotones helados” (1999) y  la convirtió  con veinticinco años en la ganadora de menor edad en la historia del galardón. Desde entonces no ha parado de escribir, entre sus últimas obras literarias “La Flor del Norte” y una obra colectiva con relatos cortos de la mano de autores como  Juan Cruz, Boris Izaguirre o Rosa Regás, entre otros. Todos reunidos en un libro que tienen cómo protagonistas al vino y a la mujer “Una copa para dos: relatos de mujer y vino”.
Esta Visita Recomendada nace como parte del recuerdo que tengo de ella la primera vez que la conocí. Fué en San Fernando (Cádiz), durante la celebración del Pregón de la Feria del Libro y coincidimos dando un paseo por la Alameda hablando de su libro “Cuando comer es un infierno” que en la actualidad es utilizado como terapia de los trastornos alimenticios en el instituto de ciencias de la conducta de Sevilla. Espido tiene una preocupación especial por los trastornos alimentarios en los jóvenes.
Me puse en contacto con ella a través de facebook y rapidamente contestó a mi correo aceptando esta entrevista, y que en esta entrada del blog, quiero compartir con vosotros.

Le invito a un Gin Tonic en nuestras playas de cádiz,  ¿Acepta?

Acepto encantada. Me gusta mucho Cádiz, he viajado mucho por sus costas y por el interior, también, y el único alcohol que bebo además del vino es un Gin tonic ocasional. Tengo suerte de que se haya puesto tan de moda, y pueda elegir entre ginebras, tónicas y preparaciones, algo impensable hace unos años.

“Una copa para dos: relatos de mujer y vino”

“Una copa para dos” es su último libro y en el cual colabora con otros escritores para darle un homenaje al papel de la mujer en la cultura del vino. ¿Qué papel ha jugado la mujer en ese mundo?

Ha sido parte del proceso y la elaboración, pero ha recibido poco reconocimiento. Además, estaba mal visto que la mujer bebiera; sólo en tiempo muy recientes hemos tenido enólogas, sumilleres o propietarias por propio derecho.

 

¿Qué olores y sabores aún recuerdas de su infancia?

Tengo muy buena memoria sensorial, y serían centenares de ellos: el olor del café que se preparaba mi madre (yo no bebo café, pero su olor aún me emociona), las castañas asadas en noviembre y las filloas por Carnaval, la tarta de mantequilla de mi cumpleaños, las primeras cerezas, los higos de las higueras de mis abuelos, que se protegían con las hojas del árbol en cestas…

¿Con qué plato nos sorprenderías en la cocina?

Ahora es complicado sorprender a nadie; todos hemos probado casi de todo. Quizás con un cous cous con frutos secos y verduras, o algún pastel vegetal…

¿Qué crees que falla en nuestra educación con relación a la alimentación?

Disociar las emociones negativas de la comida. La ansiedad, el miedo, el estrés, la inseguridad se amortiguan con comida, y de ahí se derivan un buen número de trastornos.

¿La Gastronomía es un buen recurso literario?

Hay centenares de novelas y cuentos que hablan de la fascinación por la gastronomía, su sensualidad y su complejidad. Es un terreno fascinante en el que muchos autores se han sumergido.

¿Que opinión le merece el auge de la gastronomía española y de nuestros grandes chefs?

Creo que es una muestra más de creatividad, y un ejemplo de hasta qué punto puede llegar un arte si se le dedica tiempo y esfuerzo. Es una de nuestras señas de identidad hoy por hoy, y espero que así lo siga siendo.

Le dejo libertad para que me hable de gastronomía y sus gustos, etc…

Tengo el privilegio de conocer a varios de los chefs más reconocidos en España, y de haber visto en directo cómo trabajan. Hay un salto entre lo que puede conseguirse en casa y lo que estos genios realizan. Como por desgracia no podemos estar a su altura, podemos defendernos con otros recursos; cocina sencilla, pero con productos locales y de buena calidad. Preparaciones sin demasiada complicación, pero que permiten comer bien y sano. Yo reconozco ser curiosa y atrevida, pruebo platos nuevos sin recelos, y cada vez que he viajado a un país nuevo he intentado conocer novedades. Medusa en Hong Kong, bambú en Tokio, ahumados en Oslo… soy una adicta a las distintas sales, pimientas y mostazas. Y, aunque sea un tópico, es un placer absoluto que alguien cocine para ti, sea conocido o desconocido, y que lo haga con atención y cariño.

Espido Freire "La Flor del Norte" y su gatita
Espido Freire “La Flor del Norte” y su gatita. Foto Facebook de Espido Freire

Termino la entrevista con esta fotografía que he tomado de su facebook y que me transmite mucha tranquilidad. Buena lectura y ..una copa para dos…salud.

Etiquetado , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: